viernes, 2 de septiembre de 2011

Rebelión en las aulas Violencia y redención en las aulas

Cuando hablamos de violencia en las aulas solemos referirnos a agresiones físicas o verbales, que pueden ir dirigidas contra el mobiliario del centro, contra los profesores o contra los propios compañeros. En ocasiones, interviene un único compañero que te tiene enfilado y hace lo que sea por hacerte la vida imposible. En otras muchas, aparecen pandillas más o menos organizadas, que marcan su terreno en el recreo, en los pasillos, en los baños y en los alrededores del centro.
Son actualmente muy comunes las películas, sobre todo las norteamericanas, de alumnos navajeros, delincuentes que se encuentran en el instituto como en una cárcel. Siempre acaban convirtiéndose en mansos corderitos, ya sea por medios bondadosos y angelicales o por otros más eficaces y expeditivos, de profesores expertos en karate y didácticas más ligadas a la violencia que a la solidaridad.
La violencia es real, se da entre los alumnos, que reproducen en muchas ocasiones la que viven en el ambiente familiar, se da hacia los profesores, tanto por parte de los alumnos como de sus padres, se da entre los profesores entre sí, la menos veces física, pero no por ello es menos importante, se da, en fin, de los profesores hacia los alumnos.
La televisión, el cine, y el cómic, promueven y potencian en mayor medida las vías competitivas en las relaciones profesor-alumno; los alumnos entre sí también suelen estar enfrentados, los profesores entre sí suelen estar divididos. Profesores y alumnos son enemigos irreconciliables. En caso contrario, no hay argumento para un guión. En la escuela se reproducen los mecanismos de un cuartel. Alguien tiene que salir ganando, porque el que manda, manda. Lo más normal es que sea el profesor. Casi siempre. En ocasiones, el grupo de alumnos promueve un cambio forzoso, en el que el profesor pierde. Podemos recordar el anuncio de la televisión en el que un profesor encuentra un preservativo en el gimnasio; todos los alumnos, uno a uno van levantándose para culparse.

Reino Unido. 1967. 105 min. Color.
Director: James Clavell.
Guión: James Clavell, E. R. Braithwaite.
Intérpretes: Sidney Poitier, Geoffrey Bayldon, Adrienne Posta, Patricia Routledge, Roger Shepherd.
Sinopsis:
Thackeray es un ingeniero de color que está en paro y acepta un empleo como profesor de un curso de estudiantes rebeldes, en un colegio de los barrios bajos de Londres. Sus alumnos son un grupo de chicos desordenados, insolentes y groseros pero, en el fondo, se trata de jóvenes de buenos sentimientos. Thackeray intenta ganárselos utilizando los métodos tradicionales, pero pronto se percata de que debe cambiar de estrategia si quiere salir con éxito de la empresa.

EE.UU. 1996. 88 min. Color.
Director: Peter Bogdanovich.
Intérpretes: Sidney Poitier, Daniel J. Travanti.
Sinopsis: Tras pasar 30 años en Londres, dando clases en uno de los colegios británicos de mayor prestigio Mark Thackeray regresa a Chicago, su ciudad natal. En Chicago se enfrenta a un nuevo reto en su larga carrera como profesor de historia, ya que le toca una clase de chicos difíciles y desmotivados, más acostumbrados a la delincuencia que a los libros.


EE.UU. 1955. 87 min. B/N.
Director: Richard Brook.
Intérpretes: Sidney Poitier, Glenn Ford.
Sinopsis: Adaptado de una novela de Evan Hunter, un film muy polémico en su día, que sufrió considerables trabas para su exportación a Europa, al considerarse en USA que presentaba una imagen demasiado negativa de su país. El enfrentamiento entre el nuevo profesor y el grupo de pandilleros que domina la escuela, progresivamente crudo, hasta que el maestro va desplegando sus métodos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario